Microaspersores

micro1

Existen distintos modelos de emisores. Según sean las necesidades del cultivo y equipo, existe un modelo distinto de emisor para cada instalación.

Se diferencian por colores, cada cual da un caudal concreto y demás características particulares. Tienen múltiples formas, hay redondos, de cuña, cóncavos, planos, etc.

Tipos de Microaspersores según su caudal: 

Los podemos clasificar por el caudal que aportan:

  • Bajo caudal: 20 - 40 l/h, utilizados en plantaciones densas de hortícolas en invernadero, en viveros y en semilleros.
  • Mediano caudal: 50 a 80 l/h.
  • Alto caudal: 100 - 240 l/h, utilizados en plantaciones de hortícolas en invernadero y árboles.
micro2

Boquillas:

Generalmente el tipo de boquilla más usual es el tipo bailarina, ya que este tipo microaspersores están diseñados de forma modular, con piezas intercambiables, que permiten múltiples combinaciones para cubrir las necesidades de todas las instalaciones.

También podemos encontrar en el mercado otros tipos de microaspersores como son los microaspersores de impacto, de hélice, etc.

 

Instalación

La instalación de este tipo de microaspersores se puede realizar de las siguientes maneras:

  • Insertados directamente en la tubería de riego.
  • Colgados, conectados mediante microtubos a la tubería de riego.
  • Instalados sobre estacas de distintas formas y dimensiones que se elevan en el suelo y sostienen al microaspersor a una cierta altura sobre el mismo.

Elementos de los Microaspersores: 

Los microaspersores pueden tener acopladas múltiples piezas que le aportan características que contribuyen a la optimización del riego.

Así podemos destacar:

  • Arco: su objetivo es evitar el goteo y las zonas de sombra, favoreciendo la uniformidad del riego
  • Dispositivo antinebulizador: reduce la velocidad de salida del chorro, produciendo gotas de mayor tamaño, que son menos sensibles al arrastre y dispersión por el viento.
  • Regulador de flujo: es un dispositivo que mantiene constante el caudal del microaspersor, dentro de un cierto rango de presiones. Básicamente es un dispositivo que aporta al microaspersor la característica de “autocompensante”.

¿Cómo elegir el mejor microaspersor?

Para elegir un microaspersor hay que tener en cuenta en cuenta:

  • El tipo de boquilla en función del caudal necesario.
  • La presión de funcionamiento, que normalmente estará comprendida entre 1,5 y 2 bar.
  • La separación entre microaspersores, que deberá coincidir con su radio de alcance.
  • La separación entre líneas.
  • El modo de instalación.