Sistemas de recirculados

 

Los sistemas de recirculación de drenajes en el riego mediante hidroponía responden a la optimización en el uso del agua mediante su reutilización de tal manera que tras un tratamiento se vuelven a incorporar en el riego, de forma que el sistema consigue un ahorro importante en el uso de agua.

 

Funcionamiento:

El sistema de recirculación es una de las ventajas que nos ofrece el riego hidropónico. La recogida de drenajes se hace mediante unas bandejas colocadas bajos los sacos de sustrato, las cuales tienen una cierta pendiente y se recogen en toberas al final de cada línea de cultivo, que a su vez se envían por gravedad a depósitos de recogidas (a los cuales están conectadas todas las líneas de cultivo)

Lo ideal en la recirculación de drenajes es que se desinfecte dicha agua con el objetivo de evitar riesgos de contaminación microbiana en el agua de riego debido a la recirculación de la misma.

 

 

Sistemas de Desinfección:

Los diferentes sistemas de desinfección que existen son los siguientes:

Mediante la aplicación de desinfectantes clorados:

Como el hipoclorito de sodio, el dióxido de cloro o el ácido hipocloroso. Los equipos que se emplean son dosificadores que aplican el desinfectante de forma continua o intermitente.

Mediante la aplicación de ozono.

Estos equipos generan ozono por el método de descarga por corona. En este método el ozono es producido por medio de una descarga eléctrica aplicada a aire seco u oxígeno.

Mediante la aplicación de radiación ultravioleta.

Se utilizan lámparas ultravioleta ubicadas en bastidores diseñados para que el agua pase por la superficie de las lámparas y se aplique de manera adecuada las dosis necesarias de radiación ultravioleta para que sea efectiva su aplicación desinfectante.

 

 ¿Es posible no establecer un drenaje en los Sistemas Hidropónicos?

La respuesta es que No.

El porcentaje de drenaje del agua de riego tiene un objetivo claro: evitar la salinización del agua empleada en el riego.

El agua aplicada en el riego hidropónico tiende a salinizarse en el sustrato de cultivo, ya que al ser tomada por la planta deja en el ambiente radicular las sales que no atraviesan la pared celular de la raíz, de forma que estas sales contribuyen a salinizar el entorno radicular.

Cuando aplicamos un nuevo riego estas sales se lavan en su mayoría junto con el drenaje. Es por esto que, dependiendo de la calidad del agua de riego, se emplee un porcentaje de drenaje mayor o menor en el riego hidropónico.