Bombas de tratamiento

 Cuando se necesita controlar una plaga o enfermedad en las plantas, es primordial aplicar un producto fitosanitario y que éste llegue adecuadamente a todas las partes de la planta, consiguiendo un mojado suficiente.

La correcta distribución del producto fitosanitario se consigue pulverizando el producto a una presión suficiente y con un tamaño de gota adecuado, para esto se emplean bombas de alta presión.

 

Funcionamiento y características de las bombas de tratamiento fitosanitario

Las bombas de alta presión pueden estar accionadas por motores a gasolina/diesel o por motores eléctricos.

Se hace necesario un depósito donde diluir el producto a la dosis recomendada por el fabricante y colocar un agitador de hélice, si no es suficiente con el agitador por retorno de la bomba. La bomba lo aspira y mediante un pistolete graduamos el tamaño de la gota para la aplicación.

En invernaderos se coloca una red de tuberías de alta presión en PE de alta densidad, que salen de la bomba y se distribuyen por los pasillos, para que el operario con una manguera flexible y portátil, que lleva incorporado el pistolete, pueda realizar la aplicación del producto más cómodamente.

 

  
Red de Sulfato

 Una Red de sulfato consiste en una instalación destinada a la aplicación de tratamientos fitosanitarios en invernaderos.


La instalación está compuesta de:

  • Un cabezal de bombeo, con depósito de preparación de mezclas y una bomba de alta presión
  • Una red de tuberías, con conducciones preparadas para alta presión, esta red dispone de tomas repartidas a lo largo del invernadero
  • Un kit de manguera con un pistolete de aplicación, esta manguera se acopla a las tomas antes mencionadas

 

 


De esta manera se elimina la necesidad de acarreo de mochilas de tratamiento (de 15 a 20 kg)por parte de los operarios y los viajes y el tiempo necesario para recargarlas, consiguiendo de una manera rápida y cómoda, la aplicación del tratamiento en el cultivo.